Aumento del consumo ecológico en España

España es el primer país en Europa y el sexto en el mundo en producción ecológica pero el consumo interno de estos productos es todavía muy bajo y no llega al 2 % del consumo general, con un gasto de 25 euros por persona y año… aunque va en aumento.

El mercado ecológico Europeo está lleno de productos españoles. 3 de cada 10 productos ecológicos que se consumen en Europa son españoles. Y tenemos que decir que, aunque este tipo de producción promueve la proximidad… el 75% de los productos ecológicos que se producen en España se exportan.

“Mucha gente” se está incorporando al sector. Se están abriendo nuevas tiendas (en Zaragoza 5 en los últimos dos años), se está provocando una cierta euforia por un movimiento que crece además en tiempos de crisis.

 

Se prevée un crecimiento en España de este tipo de consumo de un 12,5 % anual hasta el año 2020, una tendencia que está “animando” a los productores y a las industrias a incorporar productos ecológicos y a las grandes cadenas alimentarias a posicionarse en estos nichos de mercado con líneas específicas.

Detrás de lo ecológico también hay una cultura del bien común, impulsada en parte por la efervescencia de los movimientos sociales, es muy común que se junten grupos de consumidores y productores para eliminar intermediarios. No obstante las tiendas ecológicas cumplen una gran función de divulgación y sensibilización, por lo que se consideran una pieza clave en este movimiento imparable.

Los consumidores que llegan hasta las tiendas ecológicas son de varios tipos: hay que decir que todos tienen una sensibilidad especial por temas sociales y medioambientales, aunque podemos señalar que las razones por las cuales se llega a la alimentación ecológica son: por salud (una buena parte de los nuevos consumidores llegan desde una enfermedad propia o cercana), por compromiso con el medioambiente (coherencia con formas de vida que promueven un respeto por la naturaleza y que impiden comprar en los lugares habituales aunque a veces sean más económicos) y por el cuidado de los pequeños de la casa (los primeros alimentos de muchos bebés son ecológicos… y a veces lo siguen siendo durante muchos años y para toda la familia).

Desde el otro lado del mostrador se tiene la sensación de que se está ante una realidad imparable. Poco a poco hasta los médicos empiezan a darse cuenta del error de recetar una alimentación sana si está compuesta del pollo de las grandes superficies y de las verduras de un campo altamente contaminado… poco a poco se está imponiendo el sentido común y… esto va a más.selloeco

Los comentarios están cerrados.